the way of the bow by paulo coelho [spanish, portuguese, italian, german, english]

Download The Way of The Bow by Paulo Coelho [Spanish, Portuguese, Italian, German, English]

Post on 06-Jun-2015

675 views

Category:

Documents

0 download

Embed Size (px)

TRANSCRIPT

EL CAMINO DEL ARCO

Unas palabras de DMR Consulting............................................................07 Un relato de Paulo Coelho para DMR Consulting..........................09

O CAMINHO DO ARCO

Algumas palavras da DMR Consulting.................................................39 Um relato de Paulo Coelho para a DMR Consulting....................41

IL CAMMINO DELLA RCO

Alcune parole da DMR Consulting.............................................................71 Un racconto di Paulo Coelho per DMR Consulting........................73

DER WEG DES BOGENS

Einige Worte von DMR Consulting........................................................105 Fr DMR Consulting: Eine Geschichte von Paulo Coehlo......107Introduccin: DMR Consulting. 2003 Introduo: DMR Consulting. 2003 Introduzione: DMR Consulting. 2003 Einleitung: DMR Consulting. 2003 Introduction: DMR Consulting. 2003 Traduccin a espaol de Juan Campbell. 2003 Traduzione italiana a cura di Idiomas Nuevo Mundo. 2003 bersetzung ins Deutsche Maralde Meyer-Minnemann. 2003 Translation to English by Margaret Jull Costa. 2003 Ilustraciones de Francisco Sol. 2003 Ilustraes por Francisco Sol. 2003 Illustrazioni di Francisco Sol. 2003 Illustrationen Francisco Sol. 2003 Illustrations by Francisco Sol. 2003

THE WAY OF THE BOW

A few words from DMR Consulting......................................................139 A story written by Paulo Coelho for DMR Consulting............141

4

5

El regalo que hemos elegido esta Navidad es un cuento que el autor universal Paulo Coelho ha escrito en exclusiva para nuestros clientes. El camino del arco cuenta la historia de Tetsuya, el mejor arquero del pas, quien transmite sus enseanzas a un nio de su aldea. El trabajo y esfuerzo diario, la superacin de las dificultades, la constancia y la valenta para tomar decisiones arriesgadas son aspectos que van surgiendo a lo largo del relato. Paulo Coelho ha sabido plasmar en estas pocas pginas muchos de los valores que inspiran nuestro da a da. Innovacin, flexibilidad, adaptacin al cambio, entusiasmo, trabajo en equipo, cualidades que ponemos a su disposicin en un intento de perfeccionar nuestro camino del arco. Como para el protagonista del relato, en DMR Consulting tratamos de dar lo mejor de nosotros mismos porque sabemos que lo ms importante que tenemos, somos nosotros. Es nuestro deseo que disfruten del relato. Feliz Navidad Socios DMR Consulting

7

Para todos los clientes de DMR Consulting, que tienen una visin de la estrategia corporativa basada en la eficiencia individual, he escrito este texto, en el que arco, flecha, blanco y arquero son parte integrante de un mismo sistema de desarrollo y desafo. Paulo Coelho

9

Paulo Coelho EL CAMINO DEL ARCO

-Tetsuya. El chico mir asustado al extranjero. -Nadie en esta ciudad ha visto jams a Tetsuya con un arco en las manos -respondi-. Todos sabemos que trabaja en carpintera. -Puede que haya desistido, que se haya acobardado; no me importa -insisti el extranjero-. Pero no puede ser considerado el mejor arquero del pas si ha abandonado su arte. Por eso he hecho un viaje de tantos das: para desafiarlo y terminar con una fama que ya no merece. El chico vio que de nada le servira seguir discutiendo. Era mejor llevarlo hasta el carpintero para que viera con sus propios ojos que estaba engaado. Tetsuya estaba trabajando en la oficina situada en los bajos de su casa. Se dio la vuelta para ver quin llegaba, y se le congel la sonrisa. Sus ojos se quedaron fijos en la bolsa alargada que llevaba consigo el extranjero. -Es exactamente lo que est pensando dijo el recin llegado-. No he venido para humillar ni para provocar al hombre que se convirti en una leyenda. Tan slo quiero demostrar que, tras aos y aos de prctica, he conseguido llegar a la perfeccin. Tetsuya respondi que tena que volver a su trabajo: estaba terminando de colocar las patas de una mesa. -Un hombre que sirvi de ejemplo a toda una generacin, no puede desaparecer como usted desapareci continu el extranjero-. He seguido sus enseanzas, he procurado respetar el camino del arco, y merezco que me vea disparar . Si lo hace, me ir por donde vine y no dir a nadie dnde se encuentra elUna oracin sin objetivo es como una flecha sin arco Un objetivo sin oracin es como un arco sin flechaElla Wheeler Wilcox

mayor de todos los maestros. El extranjero sac de su bolsa un arco largo, hecho de bamb barnizado, con la empuadura un poco ms abajo del centro. Hizo una reverencia a Tetsuya,

12

13

camin hasta el jardn e hizo otra reverencia hacia un lugar determinado. Acto seguido, dispar una flecha ornamentada con plumas de guila, abri las piernas para tener una base firme para disparar, con una mano llev el arco hasta delante de su rostro, y con la otra coloc la flecha. El chico miraba con una mezcla de alegra y miedo. Tetsuya, a su vez, haba interrumpido su trabajo y miraba al extranjero con curiosidad. El hombre llev el arco ya con la flecha sobre la cuerda- hasta el centro de su pecho. Lo levant por encima de la cabeza y, a medida que bajaba las manos, comenz a abrirlo. Cuando lleg con la flecha a la altura de su rostro, el arco ya estaba completamente extendido. Por un momento que pareci durar una eternidad, arquero y arco permanecieron inmviles. El chico miraba hacia el punto donde apuntaba la flecha, pero no vea nada. De repente, la mano de la cuerda se abri, el brazo fue empujado hacia atrs, el arco dibuj un elegante giro con la otra mano, y la flecha se perdi de vista para volver a aparecer a lo lejos. -Ve y cgela dijo Tetsuya. El chico volvi con la flecha. Haba atravesado una cereza que estaba en el suelo, a cuarenta metros de distancia. Tetsuya hizo una reverencia al arquero, fue a un rincn de su carpintera, y cogi una especie de madera fina, de delicadas curvas, envuelta en una larga cinta de cuero. Desenroll la cinta sin ninguna prisa y descubri un arco semejante al del extranjero, con la diferencia de que pareca haber tenido bastante ms uso. -No tengo flechas, as que necesitar una de las tuyas. Har lo que me pides, pero tendrs que mantener la promesa que has hecho: jams revelars el nombre de la aldea donde vivo. Si alguien preguntara por m, le dirs que fuiste al fin del mundo en mi busca, 14

hasta que descubriste que me haba mordido una cobra y haba muerto dos das ms tarde. El extranjero asinti y le tendi una de sus flechas. Apoyando en la pared uno de los extremos del largo arco de bamb, y haciendo un esfuerzo considerable, Tetsuya coloc la cuerda. A continuacin, sin decir nada, sali en direccin a las montaas. El extranjero y el chico lo acompaaron. Caminaron durante una hora hasta llegar a una hendidura entre dos rocas, por donde corra un caudaloso ro. El lugar slo se poda cruzar a travs de un puente de cuerda medio podrido y a punto de caerse. Con toda tranquilidad, Tetsuya se plant en mitad del puente, que se balanceaba peligrosamente, hizo una reverencia a algn lugar del otro lado, arm el arco tal y como lo haba hecho el extranjero, lo levant, lo llev hasta su pecho y dispar. El chico y el extranjero vieron que la flecha haba atravesado un melocotn maduro, que se encontraba a veinte metros del lugar. -T alcanzaste una cereza, yo alcanc un melocotn dijo Tetsuya, mientras volva a la seguridad del margen del ro-. La cereza es menor. T alcanzaste tu objetivo a cuarenta metros, y el mo estaba a la mitad de esa distancia. Ests, por lo tanto, en condiciones de repetir lo que he hecho yo. Ven aqu, ponte en mitad del puente, y haz lo mismo. Aterrorizado, el extranjero camin hasta mitad del puente medio podrido, sin apartar la vista del despeadero bajo sus pies. Hizo los mismos gestos rituales y dispar en direccin al melocotonero, pero la flecha pas a mucha distancia. Al volver al margen, tena la cara blanca. -Tienes habilidad, tienes dignidad, y tienes postura dijo Tetsuya-. Conoces bien la tcnica y dominas el instrumento, pero no dominas tu mente. Sabes disparar cuando todas las circunstancias te son favorables, pero cuando ests 15

en un terreno peligroso, no das en el blanco. El arquero, sin embargo, no siempre puede escoger su campo de batalla, de modo que vuelve a comenzar tu entrenamiento y preprate para situaciones desfavorables. Contina en el camino del arco, pues es el recorrido de una vida. Pero aprende que un tiro correcto y certero es muy diferente a un tiro con paz en el alma. El extranjero hizo una vez ms una larga reverencia, coloc su arco y flechas en la bolsa alargada que cargaba al hombro, y parti. En el camino de vuelta, el chico estaba exultante. -Lo has humillado, Tetsuya! Cmo se ve que eres el mejor! -No debemos juzgar a las personas sin antes aprender a orlas y respetarlas. El extranjero era un hombre bueno: no me humill, no intent demostrar que era mejor, aunque diera esa impresin. Quera mostrar su arte y verlo reconocido, pese a que pareciera estar desafindome. Adems, forma parte del camino del arco enfrentarse de vez en cuando a pruebas inesperadas, y justamente eso fue lo que el extranjero me ha permitido hacer hoy. -l dijo que t eras el mejor de todos. Yo no saba que eras un maestro en el tiro con arco. Si es as, por qu trabajas en una carpintera? -Porque el camino del arco sirve para todo, y mi sueo era trabajar con madera. Adems, un arquero que sigue este camino no necesita ni arco, ni flecha, ni blanco. -Nunca pasa nada interesante en esta aldea, y de repente me doy cuenta de que estoy delante de un maestro en un arte por el que ya nadie se interesa dijo el chico, con los ojos encendidos-. Y qu es el camino del arco? Me lo puedes ensear? -Ensear no es difcil. Puedo hacerlo en menos de una hora, en cuanto lleguemos de vuelta a la aldea. Lo difcil es practicar todos los das, hasta conseguir 17

la precisin necesaria. Los ojos del chico parecan implorar una respuesta afirmativa. Tetsuya c

Recommended

View more >