relatos de la ribera del dum-dum. libro1 las aves

Download Relatos de la ribera del Dum-Dum. Libro1 Las Aves

Post on 04-Apr-2016

218 views

Category:

Documents

0 download

Embed Size (px)

DESCRIPTION

Pretendo describir mis vivencias de iniciación al mundo de las aves, a través de pequeños relatos de mis experiencias que tuvieron lugar en la Sierra de Aracena y Picos de Aroche (Huelva)

TRANSCRIPT

  • RELATOS DE LA RIBERA DEL DUMDUMLIBRO 1. LAS AVES

  • RELATOS DE LA RIBERA DEL DUMDUMLIBRO 1. LAS AVES

    Fernando Polo Elas

    Zitrivi ediciones

  • Agradezco la paciencia y apoyo que mis amigos y familia hantenido conmigo y con este proyecto de Zitrivi Edicionesespecialmente a Araceli, Kiko, hermano y madre, Guillermo yLola, Fernando y Luis.

    Idea original y fotografa: Fernando Polo ElasMaquetacin, correcciones y montaje: Araceli y Kiko

    Licencia Creative CommonsBYNCND 3.0Usted es libre para:Compartir copiar y redistribuir el material en cualquier medio o formato.El licenciante no puede revocar estas libertades en tanto usted siga los trminos de la licencia:Atribucin Usted debe reconocer el crdito de una obra de manera adecuada, proporcionar un enlace a la licencia, eindicar si se han realizado cambios . Puede hacerlo en cualquier forma razonable, pero no de forma tal que sugiera que tieneel apoyo del licenciante o lo recibe por el uso que hace.NoComercial Usted no puede hacer uso del material con fines comerciales.Sin Derivar Si usted mezcla, transforma o crea nuevo material a partir de esta obra, usted no podr distribuir el materialmodificado.No hay restricciones adicionales Usted no puede aplicar trminos legales ni medidas tecnolgicas que restrinjan legalmentea otros hacer cualquier uso permitido por la licencia.

    2014 Zitrivi ediciones

  • 7Todo empez con una huida de la ciudad. Era una huidanecesaria por todas las circunstancias que estbamos viviendo.

    De buenas a primeras y en pocos das el paisaje habacambiado totalmente, de una urbe de alrededor de un milln dehabitantes a una zona boscosa junto a un ro justo en el corazn deun parque natural reserva de la biosfera. De un piso con todas lascomodidades en un bloque en el centro de la ciudad a poco ms queuna cabaa con agua de pozo y una pequea placa solar que nosabasteca los pequeos electrodomsticos.

    Nuestro nuevo paisaje visual, cuando nos despertbamos, era,ahora me atrevo a decirlo, simplemente apabullante.

  • LIBRO 1. LAS AVES

    8

    No podamos imaginar que nuestra manera de pensar tendraun antes y un despus a consecuencia del traslado de casa.

    Aprendimos con la experiencia que muchas cosas que nosvienen dadas fcilmente en la ciudad, segn el caso, necesitaban deun esfuerzo para que existieran, segn el lugar donde se vive. Hablodel agua que sale del grifo o la electricidad que nos permite muchascomodidades y algunas veces excesos. El agua, como dije, laobtenamos de un pozo y con una pequea bomba, que seestropeaba demasiado a menudo, la subamos a un depsito sobrela casa. En invierno, algunas veces, no muchas, las tuberas sehelaban y entonces la cosa se complicaba. La electricidad provenade una pequea placa solar cuya precaria instalacin nos dejabaalgunos das con luz de vela. La cocina y el frigorfico eran de gas,por lo que la bombona de butano haba que cargarla a mano desdedonde se poda acercar el coche a la casa, alrededor de unos cienmetros.

    Con el contacto con la Naturaleza aprendimos a valorar lascosas bsicas pero muy importantes que nos rodean, y tambin nosense a decrecer en nuestras necesidades y desechar muchascosas superfluas.

    La cabaa estaba situada en una pequea caada entresuaves cerros, recorridas por un pequeo ro que naca a poco msde un kilmetro. Un bosque de rivera delimitaba una parte de la zonade huerta y frutales donde en un extremo se situaba la casa. Trassta una zona boscosa de alcornoques y encinas se perda entreempinadas y pequeas lomas, frente a la huerta un pequeo montede castaos. La poblacin ms cercana era una aldea que estaba aunos dos kilmetros y tena aproximadamente cincuenta habitantes.El cerro que se divisaba sobre la copa del pequeo bosque de riveraa poco ms de dos kilmetros estaba repleto de encinas,alcornoques, robles y olivos.

  • 9RELATOS DE LA RIBERA DEL DUMDUM

    Hasta ese momento mi aficin y conocimiento de las aves eranprcticamente nulos. No era consciente de la biodiversidad queabarrotaba este lugar.

    Pronto me llam la atencin la variedad de pequeas aves decolores que nos rodeaban. Esto me condujo a reactivar mi viejacmara de fotos de carrete que llevaba meses, no me atrevera adecir cuntos, en su funda. Descubr, sin saber nada sobre ello, queraro era el da que no fotografiaba un ave distinta. Algunas eran msdescaradas y otras ms tmidas, trinos, cantos y silbidos poblaban elbosque. Rpidamente me compr una gua de aves de la zonaporque la diversidad que fotografiaba era mucha y me intrigabaconocerlas. Mi sorpresa se convirti en adiccin y aprendizaje. Pocoa poco se iba creando tambin un mapa sonoro, de momentoinconexo, ligado a las coloridas fotos que obtena diariamente.

    Aunque la biodiversidad de aves en la zona era mucha,despus con el estudio me enter de que la cantidad en nmero deellas bajaba de una manera alarmante. El estudio y conocimiento dela problemtica de las aves me condujo a conocer y colaborar comovoluntario con SEO/BirdLife en diversos programas de censos deaves comunes.

    Alrededor de cien especies fotografiadas e identificadas,durante tres aos sin salir de apenas unas hectreas, menos de tresque tiene la caada. El mtodo que estuve usando para la fotografade aves, y sigo usando, es un acercamiento pausado, con ropas nomuy coloridas cuando puedo y me acuerdo, junto a un rbol osentado en una piedra en silencio. Al cabo de diez o veinte minutos,que empezo a pasar desapercibido, aparecen, algunas vecesdurante dcimas de segundos, y otras podemos tener la suerte defotografiar escenas y capturar instantes imprevisibles. Losencuentros con las aves son sin duda un regalo para m, y aunque

  • LIBRO 1. LAS AVES

    10

    su visin puede durar solo unos segundos, merece la pena disfrutarde ese instante mgico.

    Dado que lo que predomina all es la zona boscosa conabundante matorral, las que abundan son pequeas aves forestales.La identificacin de stas las realice en su mayora por su canto yaque muchas son difciles de ver, tarea que parece compleja pero conla prctica e inters y consulta se llega a conseguir.

    A continuacin contar algunos contactos significativos conalgunas aves concretas que incentivaron el conocimiento de stas.Contar cronolgicamente segn sucedieron. Todas las experienciastuvieron lugar en la puerta de la casa o alrededor de ella.

  • 11

    RELATOS DE LA RIBERA DEL DUMDUM

    El caso del Colirrojo Real.....................................................13Papito y Papinse.................................................................. 17Hadas del bosque................................................................ 23Chochn y Chochina.............................................................27Picapinos Mediano, va a ser que no....................................33guila Culebrera.................................................................. 37El Faisn, el pobre............................................................... 41

    Pg.

  • ELCASODELCOLIRROJOREAL

  • 15

    Haba ledo en la gua que compr que el colirrojo real erauna de las joyas de la zona en la que viva. Haba realizado yaalgunas fotos con mi vieja cmara, pero entre mi poca prctica defoto rpida y el poco conocimiento de aves que tena todava nohaba arrancado con la captura fotogrfica, casi diaria, que mepermita la pajarera donde viva.

    Estbamos acostados todava y recin despertados, cuando almirar al pequeo ventanuco de la habitacin vi posado un rechonchoespcimen de panza y cola roja mirando hacia dentro. Me levantnervioso y fui corriendo a por la cmara a la otra habitacin. Tropecy casi caigo, deba sacarla de la funda, quitar la tapa y correr elcarrete ya que era analgica por supuesto tena que llegar a lahabitacin sin que se hubiera ido, me dio el tiempo justo, clicclac.

    All estaba mi primer colirrojo real.

  • PAPITO YPAPINSE

  • 19

    De todas las pequeas aves forestales quizs el pequeo seralado que causa ms afinidad y simpata a todas las personas que lohan visto es el pequeo gordinfln de babero rojo, el petirrojoeuropeo.

    Tuvimos una experiencia, quizs vital, con este pequeopajarillo. Demuestra este ser un casi descaro con los humanos. Nole importa posarse cerca de nosotros y muchas de estas veces nosdeleita con cantos variados, aflautados y melanclicos.

  • LIBRO 1. LAS AVES

    20

    Observamos que nos visitaba muy asiduamente a la puerta dela casa un petirrojo. Con su descaro habitual se posaba a nuestravista cerca y muchas veces nos alegraba la existencia con suscantos. Despus de algunas fotos notamos que el petirrojo seposaba en una sola pata y pensamos que era cojo. A partir de esaobservacin pas a ser un individuo ms de nosotros, ya que alreconocerlo por su cojera le pusimos nombre. Elegimos uno de losnombres vernculos que la gua daba a este pajarillo. Papito,papinse, tontito y periquito era los nombres que segn la gua de lazona le daban comnmente a esta ave. Nosotros elegimos Papito yle sumamos un apellido que lo distingua de los dems, a ttulocarioso, Papito Parala.

    Papito Parala nos acompa durante algunos meses durantemuchas horas al da. Observndolo notamos que era un ave adultams bien mayorcita.

    Los petirrojos son unas aves bastantes territoriales y peleonascon sus congneres. Observamos unas cuantas disputas entrePapito y los dems petirrojos por conservar el territorio del porcheque tena la cabaa en su entrada.

    Papito nos adopt y nosotros a l. Las migas de pan deldesayuno y otras comidas se las ponamos en un rincn del porche yPapito daba buena cuenta de ellas.

    Un da apareci un pequeo petirrojo joven, con su babero rojoincipiente, que rpidamente fue expulsado de la zona por Papito.Este jovencito repeta sus visitas y franqueaba las barreras, lgicas,de acercamiento a los humanos. Su juventud le haca acercarse msde la cuenta y se pona en la