primera semana: lógica jurídica

Download Primera Semana: Lógica Jurídica

Post on 20-Dec-2016

223 views

Category:

Documents

0 download

Embed Size (px)

TRANSCRIPT

  • PRIMERA SEMANALgica Jurdica

  • Ulrich Klug. Lgica Jurdica, Editorial Themis, Bogot-Colombia,1990.

    LGICA JURDICA

    INTRODUCCIN

    1. Concepto de lgica jurdica

    1. Como en adelante hemos de tratar sobre la lgica jurdica yalgunos de sus problemas, debemos indicar ante todo qu se entiendepor lgica en el contexto de estas investigaciones. Tanto en la filosofacomo en las ciencias particulares, la expresin 'lgica' se emplea ennumerosos sentidos, a menudo muy divergentes entre s. La terminologaes incluso tan cambiante que una definicin rigurosa que siga unida aluso lingstico corriente se enfrenta con dificultades nada pequeas,porque, como es sabido, se habla de lgica material, formal,trascendental, regional, pura, aplicada, terica, prctica, hermenutica,real, natural, clsica y moderna, para citar solamente algunos de losnumerosos vocablos que se relacionan con aquella expresin.

    Pero en el contexto de los anlisis que aqu s han de llevar acabo, el problema de una definicin adecuada se simplifica. En efecto,mientras que los puntos de vista sobre lo que ha de entenderse, porejemplo, bajo lgica material o trascendental divergen ampliamente,sucede lo contrario, cum grano sals, con el concepto de lgica formal.Si se sigue la terminologa adecuada e nequvoca de SCHOLZ, y separte, como concepto superior, de una teora de la ciencia, entendidacomo la doctrina sobre el instrumento que permite lograr el sabercientfico en su sentido ms amplio, se puede entonces llamar lgicaformal a aquella parte de esa teora en que se formulan las reglas derazonamiento necesarias para la construccin de cualquier ciencia, yque proporciona al mismo tiempo todo lo que es necesario para formularcon exactitud esas reglas. Es apropiado calificara esa teora como formal,puesto que ella indica cmo, a partir de proposiciones que estn dadasde antemano, se pueden extraer otras que no lo estn, sin que paraesto sea necesario tomar en cuenta el significado material de las

    19

  • proposiciones. Ella es, pues, la teora de la consecuencia lgica y, comotal, brinda un sistema de reglas que nos permite distinguir entreargumentaciones vlidas y no vlida.

    Lo cual se puede expresar tambin de la siguiente manera: lateora de la ciencia es la teora sobre la tcnica para el logro delconocimiento cientfico. Y la lgica formal, entonces, es aquella partedala teora de la ciencia que proporciona la tcnica de la prueba cientfica.A esa parte se la puede denominar formal, porque la tcnica de la pruebaque all se trata se expone de tal manera que resulta aplicable a todocontenido posible. En s misma, la tcnica de la prueba no est, pues,ligada a ningn contenido. Queda por decidir a qu mbito de objetosse la aplica. En virtud de su carcter formal, ella resulta un instrumentoadecuado para todas las ciencias.

    Por lgica no formal se ha de entender, segn esto, el restantembito de la teora de la ciencia. A ella pertenece, en consecuencia,todo lo que forma parte de la teora de la ciencia, pero que no pertenecea la lgica formal. En el presente contexto no hace falta una definicinms detallada de la lgica no formal, ya que las siguientes investigacionesse limitarn a problemas lgico-formales.

    No nos limitamos a la lgica formal por razones de simplificacin.Por el contrario, dando incluso un paso ms, hay que establecer quecon la expresin lgica nunca se indica ms que la lgica formal. YaKANT observ, en el prlogo a la segunda edicin de la Crtica de larazn pura: "No se acrecientan las ciencias, sino que se las desfigura,cuando se entremezclan sus fronteras; pues bien, la frontera de la lgicase define con toda exactitud por el hecho de que ella es una ciencia queno hace otra cosa que exponer con detalle y demostrar con rigor lasreglas formales de todo pensamiento". Este uso lingstico parecegeneralizarse, aunque KANT mismo no se haya atenido a l en formaconsecuente. As, por ejemplo, SCHOLZ limita expresamente suexposicin de la historia de la lgica a la lgica formal, y por eso sealaque, tornado estrictamente, el de la lgica formal es un concepto quepuede inducir a error, porque exige, como su concepto opuesto, el de lalgica no formal, recargndose as a la lgica con tareas que en realidadhay que asignar a otras disciplinas filosficas. En este orden de ideas,

    20

  • CARNAP puede con razn sentar la tesis de que una lgica especial delsentido [eine besondere Sinnlogik] resulta superflua, y que la expresinlgica no-formal es una contradictio in adjecto. Adems, el hecho deque tambin BRUGGER en su Vocabulario filosfico designe a la lgicaformal como la lgica propiamente dicha, y proponga elegir otrasdenominaciones para aquello que hasta ahora se ha llamado lgicamaterial (no-formal), representa una clara prueba de que el uso lingsticose desarrolla en este sentido.

    Tngase presente, pues, que en las investigaciones que aqu sehan de llevara cabo, siempre que se mencione la lgica sin ms, deberentenderse que se est hablando de lo que ms arriba se ha definidocomo lgica formal.

    La importancia fundamental de la lgica se evidencia en el hechode que la observancia de sus reglas es una condicin necesaria paratoda ciencia. Esto quiere decir que no hay por principio empresa cientficaalguna cuando no se siguen, por lo menos, dichas reglas. Pero con estono se dice que la observancia de las reglas de la lgica sea tambincondicin suficiente para una ciencia. Por ms acabado dominio que setenga del instrumento lgico, siempre quedar, desde luego, laposibilidad de que se lo aplique a un contenido inadecuado.

    Pero, de todos modos, no puede haber discusin alguna consentido cuando no hay sujecin a las normas de la lgica y, donde ya nose puede discutir ms -donde slo es posible el intercambio de estadosde nimo, emociones y sentimientos- ya no es posible all hablar msde ciencia, puesto que no se puede seguir preguntando por la pruebade la correccin o falsedad de las tesis. En tal caso, para emplear unaexpresin de SPRANGER, ya no se seguir ms "la idea de lacomprensin mediante razones, mediante Ayov tvar. Representarauna contradictio in adjecto hablar de una ciencia no-lgica, como astambin hablar de una teora no-lgica, si lo que se pretende con estono es caracterizar una ciencia o teora que se mueve en un campadiferente de la lgica misma -en el campo, por ejemplo, de la fsica, lahistoria, etc.-, sino una ciencia o teora que sera independiente de lasleyes lgicas.

    Se sigue de lo dicho que, naturalmente, la lgica tiene tambin

    21

  • mucha importancia para la ciencia del derecho, a menos que quierarenunciarse ensu campo a la posibilidad de la discusin, a la exposicinde fundamentos y demostraciones, y al desarrollo de teoras. De maneraque al reproche de "logicismo", que a veces se alza contra muchasdirecciones de la jurisprudencia, no se lo puede entender en el sentidode que la lgica carece de papel alguno en la ciencia del derecho, porqueesto significara autorizarla para establecer sin trabas afirmacionescontradictorias entre s (para mencionar, por va de ejemplo, slo unode los, principios lgicos, el de contradiccin). Con todo, sera admisibleel reproche -y es as como se lo debera entender en general- de quedeterminada direccin de la jurisprudencia tiene la culpa de acentuarindebidamente el aspecto lgico frente a otros aspectos que sonigualmente esenciales. Pero, de todos modos, no se podr negar seria-mente la importancia decisiva que posee la lgica tambin para la cienciadel derecho.

    Por otro lado, sin embargo, el hecho de que las presentesinvestigaciones se refieren a la lgica jurdica no ha de interpretarsecomo una defensa de la idea segn la cual puede hablarse de unapeculiar lgica autnoma de la jurisprudencia [eine besondere autonomeLogik der Jurisprudenz], en el sentido de que dicha lgica serafundamentalmente distinta de las de otras ramas cientficas, y en elsentido de que ella se gobernara por leyes propias.

    Ese modo de ver las cosas se explica, quizs, por el hecho de queen la filosofa actual hay, efectivamente, trabajos de los cuales parecepoder extraerse la idea de que para cada disciplina tiene que haber unalgica especial. LASK, por ejemplo, habla de una "lgica de la filosofa",BOHM de una "lgica de la esttica", MANNHEIM de una "lgica delconcepto concreto", PICHLER de una "lgica del alma", etc.

    Bastan las reflexiones siguientes, de un nivel muy general, parademostrar que la hiptesis de lgicas especiales regidas por leyespropias resulta insostenible:

    Establezcamos, por ejemplo, que por proposicin [Aussage] seha de entender un producto lingstico" que es o verdadero o falso. Queuna proposicin es verdadera, significa que el hecho que la proposicinafirma es verdadero, o -como puede tambin decirse, ms brevemente,

    22

  • con FREGE- que la proposicin seala lo verdadero, o -en el lenguajede la moderna ontologa, donde se subraya lo intuitivo- que la proposicin"capta" el objeto por ella afirmado y lo representa adecuadamente. Eneste orden de ideas, que una proposicin es falsa significa que es falsoel hecho afirmado, y, correlativamente, significa que la proposicin sealalo falso, que ella no capta el objeto y que por eso lo representa de manerainadecuada. El trmino "proposicin" no designa pues el acto fctico dehablar, pensar o representarse, sino, como dice CAPNAP el contenidointemporal.

    Ahora bien, si con la letra p se designa una proposicin cualquiera,que es verdadera o falsa, para toda proposicin pensable p ser entoncesvlido que p y non-p no pueden ser al mismo tiempo verdaderas; dichode otro modo: que la proposicin "p y non-p son vlidas" ser siemprefalsa, cualquiera sea la proposicin con la cual se reemplace a p. Estovale con total prescindencia del contenido que pueda tener la respectivaproposicin, es decir que posee validez para todos los campos de laciencia -lo que nada tiene de sorprendente- ya que se trata de unamanera de formular el ya mencionado principio de contradicci