Eco, "Crítica del Periodismo"

Download Eco,

Post on 07-Apr-2017

142 views

Category:

Documents

0 download

Embed Size (px)

TRANSCRIPT

<p>Bibliografa Fundamental Ctedra: Teora y Prctica Periodstica V y VI Profesor: Miguel Prez GaudioAo: 2011Crtica del PeriodismoUmberto Eco Porque todo lo que dir ya lo he escrito desde los aos 60. Pero, como quiera que los medios, en nuestro caso la prensa, no pueden estar excentos de crtica es condicin de salud para un pas democrtico que la propia prensa se pueda cuestionar a s misma. No basta que lo haga, una vez demostrada la propia falta de prejuicios autoflagelatoria, la prensa ya no se interesa en reformarse. En los aos 60 y 70, 1) diferencia entre noticia y comentario y, por tanto, una llamada a la objetividad; 2) los diarios son instrumentos de poder. Estos dos temas son en gran parte obsoletos, sobre la objetividad, no existe jams una noticia verdaderamente objetiva. En las ltimas dcadas se ha instaurado el estilo de la as llamada tematizacin. De lo que se extrae (o se sugiere subrepticiamente extraer) una regla. Slo digo que nos demuestra cmo se pueden expresar opiniones dando noticias totalmente objetivas. Considero que la gente slo habla con frases hechas. Y he aqu (estoy usando los datos recogidos por mis alumnos en un mes) frases hechas en la prensa italiana:Corriere Della Sera. La esperanza es la ltima que muere. Estamos contra la pared. Dini anuncia lgrimas y sangre. El Quirinale listo para la guerra. Panella ataca sin piedad. El tiempo apremia. El gobierno tiene mucho camino por andar. Habremos perdido nuestra batalla. Estamos con el agua hasta el cuello.En La Repubblica. Es necesario conciliar intereses. Quin mucho abarca poco aprieta. Dios me salve de los amigos. Los peores pasos de vals. Yerba mala nunca muere. Hay que preguntarse si estos clichs son finalmente ms transparentes, o menos, que las convergencias paralelas. Seor presidente, queremos hechos no palabras. En los aos 60 los diarios no sufran todava por la competencia de la televisin. El diario se ha vuelto ms parecido a un semanario, con el enorme espacio que dedica a la variedad, a la discusin de sucesos de la moda, de chismes de la vida poltica, de atencin al mundo del espectculo. Esto pone en crisis a los semanarios de primer nivel (de Panorama a LEspresso) y al semanario le quedan dos alternativas: o se vuelve mensual, pero ya existen publicaciones mensuales especializadas en embarcaciones o bien deben invadir el espacio de los sociales. Por otra parte, el semanario recibe un golpe mortal sucesivo de los suplementos semanales de los diarios. El lunes es un da difcil, no hay noticias polticas y econmicas frescas, cuando mucho queda el deporte. Tomemos ahora el New York Times del mismo lunes. De 53 pginas, 16 se dedican al deporte. El New York Times, pero slo porque es lunes, un da en que no se sabe qu decir, dedica dos pginas al media business. La leccin. La prensa italiana, lo he dicho muchas veces, es hoy esclava de la televisin. La televisin es la que fija la agenda de la prensa. La entrevista. El lector espera de la prensa un juicio y una orientacin. Con mayor razn la entrevista con un poltico debera ser un gesto de cierta trascendencia. Hoy, los diarios publican una decena de entrevistas al da, cocidas y masticadas, donde el entrevistado dice lo que ha dicho en otros peridicos. Entonces el juego est en arrancar al poltico una ligera aceptacin que, deliberadamente subrayada, har explotar el escndalo. La prensa habla de la prensa Si en un tiempo un peridico deba enviar sus propios espas a los pasillos de los palacios romanos para arrebatar alguna cautelosa declaracin a personas que saban, hoy debe, eventualmente, procurarse alguien que le proporcione, no solicitados, sabrosos dossier de quien ,si no se controla la autenticidad, se convierte en amplificador truculento, perdiendo credibilidad. La prensa incmoda. Inicios de cambio. Lo que hace la campaa contra Clinton ms dbil y desarticulada es que ahora ya aparece una exclusiva por da, y a ms de hacerlo no vacila en atribuir a Clinton e Hillary cualquier falta, de la especulacin inmobiliaria a la alimentacin del gato con dinero del Estado. Es demasiado. La opinin pblica est confundida, y permanece fundamentalmente escptica. El resultado, tambin all, es el envenenamiento de la lucha poltica: ahora se sustituye un lder slo si se logra meterlo a la crcel. Qu hacer? Para sustraerse a estas condiciones quedan a la prensa dos caminos, la primera es la que llamo la va fidjiana, lograban dar en pocas lneas las noticias ms importantes del da anterior. La atencin prolongada dedicar a los acontecimientos de ese pas una atencin continua. Sin embargo, este tipo de prensa cotidiana requiere de una lenta educacin del lector. El diario teletemtico Un futuro Internet? Ante todo, las redes teletemticas seguirn siendo un instrumento para una lite culturizada y joven , no para el ama de casa catlica, no para el marginado al que se dirige Refundacin Comunista, no para el pensionado al que convoca el PDI (Partido Democrtico de Izquierda, ex PCI), no para la seora burguesa que se manifiesta por el Polo. Pero as como van las cosas en la prensa, es necesario que inicie una lenta transformacin a la cual el mundo no puede permanecer ajeno. Y tambin se trata de millones de personas que deben importarnos, de las que la prensa debe hablar ms. Esta es una invitacin tanto para la prensa como para el mundo: a mirar ms al mundo y menos al espejo.1</p>